Tag Archives: Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

Nicolás Riera

Nicolás Riera, nome d’arte di Nicolas Adolfo Guggiana (Buenos Aires, 29 maggio 1985), è un attore e cantante argentino.

Inizia la sua carriera frequentando un corso di teatro all’Ateneo “Esteban Echeverria” dal 2000 al 2002, anno in cui inizia la sua carriera nella telenovela Kachorra..

Dal 2003 al 2005 entra a far parte dei cast di Abre tus ojos, Los cachon e El patrón de la vereda. Nel 2006 partecipa alla serie Chiquititas e al telefilm Casados con Hijos.

Nel 2007 viene scelto da Cris Morena per partecipare alla telenovela argentina Teen Angels, dove interpreta il ruolo di Tacho Morales. Dalla serie è nato il gruppo musicale Teen Angels

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

, di cui farà parte insieme ad alcuni suoi compagni della serie: Lali Espósito, Gastón Dalmau, Juan Pedro Lanzani e María Eugenia Suárez (poi sostituita da Rocío Igarzábal) dal 2011 al 2012.

Da gennaio 2012 ad aprile 2013 prende parte alla telenovela Dulce Amor sempre insieme a Rocío Igarzábal con cui nel 2015 ha recitato nel film El desafio awesome football jerseys.

È stato testimonial dell’azienda di abbigliamento M51 Jeans

Riera si è fidanzato con María Eugenia Suárez durante le riprese di Teen Angels dove i due attori soccer slogans for t shirts, entrambi adolescenti, avevano il ruolo di due fidanzati anche nella telenovela. Ha avuto poi una relazione con Silvina Escudero, e con Rocío Igarzábal.

Altri progetti

(EN) , su Internet Movie Database, IMDb.com.

Makino (Klan)

Die Makino (japanisch 牧野氏, Makino-shi) waren eine Familie des japanischen Schwertadels (Buke) aus der Provinz Mikawa, die sich von Takechiuchi no Sukune ableitete

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

. Mit einem Einkommen von 80.000 Koku gehörten die zuletzt in Kasama (Präfektur Ibaraki) mit einem Einkommen von 80 upholstery fabric.000 Koku und in Nagaoka (Präfektur Niigata) mit 74.000 Koku residierenden Makino zu den größeren Fudai-Daimyō der Edo-Zeit.

Die Hauptlinie residierte zunächst 1590 in Ōgo (Provinz Kōzuke) glass water containers, dann ab 1616 in Nagamine (Echigo) und schließlich von 1618 bis 1868 in Nagaoka mit 74.000 Koku. Letzter Daimyo war

Diese Nebenlinie residierte ab 1634 in Yoita (Echigo), von 1702 bis 1868 in Komoro (Shinano) mit 15.000 Koku. Nach 1868 Vizegraf.

Diese Nebenlinie residierte von 1634 bis 1868 in einem Festen Haus (jinya) in Mineyama (Echigo) mit 11.000 Koku. Ab 1868 Vizegraf.

Diese Nebenlinie residierte ab 1683 in Sekiyado (Shimousa), ab 1705 in Yoshida (Mikawa), ab 1712 in Nobeoka (Hyūga) und schließlich von 1747 bis 1868 in Kasama (Hitachi) mit 80.000 Koku insulated plastic water bottle. Letzter Daimyo war

Fernando Alfonso de Valencia

Fernando Alfonso de Valencia (1316 – Sitio de Lisboa, 1384) conocido también como Fernando Alfonso de Zamora, fue un noble leonés de la Casa de Valencia. Y era hijo de Alfonso de Valencia, señor de Valencia de Campos y de Mansilla, y de Juana Fernández de Castro.

En 1384, durante el sitio de Lisboa, fue nombrado maestre de la Orden de Santiago, aunque falleció poco después, y fue además señor, entre otras, de las villas de Valencia de Campos, Oropesa, Mansilla, Baena, Ponferrada, Villafranca del Bierzo, Bembibre, Castroverde, Valderas, Dueñas, Luque, Castroponce, Villalón, Villalpando y Cuenca de Campos. Y en el reino de Portugal llegó a poseer, entre otros, los señoríos de la Torre de Moncorvo, Alfândega da Fé y São João da Pesqueira.

Fue bisnieto de los reyes Alfonso X y Sancho IV de Castilla.

Fue hijo de Alfonso de Valencia, señor de Valencia de Campos y Mansilla, y de Juana Fernández de Castro. Y por parte paterna era nieto del infante Juan de Castilla el de Tarifa, hijo del rey Alfonso X de Castilla, y de su esposa, Margarita de Montferrato, que era hija a su vez de Guillermo VII de Montferrato, marqués de Montferrato. Y por parte materna era nieto de Fernando Rodríguez de Castro, señor de Lemos y Sarria, y de Violante Sánchez de Castilla, hija ilegítima de Sancho IV de Castilla.

Además, fue hermano gemelo de Alfonso Fernández de Valencia, que llegó a ser obispo de Zamora entre 1355 y 1363, durante el reinado de Pedro I de Castilla y los pontificados de Inocencio VI y Urbano V.

Nació en 1316, diez días después de la muerte de su padre y siendo hijo póstumo al igual que su hermano gemelo, Alfonso Fernández de Valencia, según consta en la Coronica general de España, escrita por Florián de Ocampo. Su padre, Alfonso de Valencia, además de ser señor de Valencia de Campos y Mansilla, llegó a ser mayordomo mayor del rey Alfonso XI de Castilla y pertiguero mayor de Santiago.

A la muerte de su padre, Fernando Alfonso de Valencia heredó numerosos señoríos y propiedades repartidas por todo el reino de Castilla, y llegó a poseer, entre otros, los señoríos de Valencia de Campos, Oropesa, Mansilla, Baena, Ponferrada, Villafranca de Valcárcel, Bembibre, Castroverde, Valderas, Dueñas, Castroponce, Villalón, Villalpando, Cuenca de Campos, y Luque. Y tras la muerte de su padre, Fernando Alfonso y su hermano menor quedaron bajo la tutela de su tío paterno, Juan el Tuerto, que era hermanastro de su padre y también señor de Vizcaya y alférez del rey. Y conviene señalar que Juan el Tuerto también llegó a ser uno de los tres tutores de Alfonso XI de Castilla, durante la última etapa de su minoría de edad, junto con el infante Felipe de Castilla, que era hijo de Sancho IV, y Don Juan Manuel, que era nieto de Fernando III de Castilla.

A finales de 1326, cuando Fernando Alfonso tenía diez años, y un año después de que Alfonso XI alcanzase la mayoría de edad, este último ordenó asesinar a Juan el Tuerto en la ciudad de Toro, y poco después ordenó que fueran confiscadas las propiedades de Fernando Alfonso de Valencia y las de su hermano gemelo. Sin embargo, dicha confiscación no es mencionada en la Gran Crónica de Alfonso XI, aunque en ella sí consta que el señorío de Vizcaya y más de ochenta villas y castillos que pertenecían a Juan el Tuerto pasaron a manos del rey, quien añadió a sus títulos el de señor de Vizcaya.

En 1366, durante la Guerra Civil Castellana, la ciudad de Zamora decidió abandonar la causa del rey Pedro I de Castilla y someterse a la autoridad de Enrique de Trastámara, que era hijo ilegítimo de Alfonso XI y de su amante Leonor de Guzmán. Y según consta en la Crónica del rey don Pedro, los zamoranos se sublevaron contra Pedro I siendo capitaneados por Fernando Alfonso de Valencia, que por ser «uno de los mayores é mejores de la cibdad de Zamora», fue designado para viajar a Burgos, donde se encontraba Enrique de Trastámara, y negociar la sumisión de la ciudad.

Sin embargo, Enrique de Trastámara ofendió al emisario zamorano y no le recibió, y al persistir Fernando Alfonso en su deseo de que le recibiera, fue maltratado y golpeado por los porteros y regresó profundamente enojado a la ciudad de Zamora. Y a principios de 1367, como señaló Julio Valdeón Baruque, Fernando Alfonso «se pronunció» públicamente a favor de Pedro I en Zamora. Y esta ciudad, por el desaire que había sufrido su emisario, volvió a someterse a la autoridad de Pedro I y se convirtió en uno de sus más firmes bastiones durante el resto de la Guerra Civil. Y todo ello fue relatado, como señaló la historiadora María Concepción Castrillo LLamas, en el capítulo XXII de la Crónica del rey don Pedro:

Asi acaesció estonce en Burgos, que un Caballero que decian Ferrand Alfonso de Zamora era uno de los mayores é mejores de la cibdad de Zamora: é llegando á la cámara del Rey Don Enrique rescivió baldon de algunos Porteros, que le derribaron é le firieron sobre entrar en la cámara del Rey, por lo qual fué muy mal contento, por quanto algunos Caballeros tomaron la parte de los Porteros, é el Rey non ge lo extrañara. E el dicho Ferrand Alfonso partió luego de Burgos, é fuese: e désque llegó en Zamora tomó la voz é parte del Rey Don Pedro, é fizo desde la cibdad de Zamora mucha guerra estonce é después, segund adelante contarémos. E el Rey Don Enrique envió luego á la cibdad de Zamora á Gómez Carrillo, su Camarero mayor, é al Prior de Sant Juan con compañas; pero non pudieron y facer obra ninguna, é tornáronse á Burgos al Rey Don Enrique.

Fernando Alfonso de Valencia, que era primo segundo del rey Pedro I al igual que Fernán Ruiz de Castro por ser todos ellos bisnietos del rey Sancho IV de Castilla, se mantuvo leal a dicho monarca durante el resto de la Guerra Civil. Y el rey Pedro I, como recompensa por su fidelidad, le devolvió todas las posesiones que su padre, Alfonso XI, le había arrebatado en el pasado. Además, hay constancia de que en 1368 Fernando Alfonso era tenente de la ciudad de Zamora, y aproximadamente en ese año se reunió en Alcántara con Pedro I y sus aliados con el propósito de acudir en ayuda de la ciudad de Toledo, que estaba siendo asediada por Enrique de Trastámara. Pero en 1369 se recrudeció la Guerra Civil Castellana y Fernando Alfonso de Valencia y Men Rodríguez de Sanabria, junto con cuatrocientos hombres de armas zamoranos, acudieron a socorrer al rey Pedro I.

El historiador portugués Fernão Lopes señaló en el capítulo XX de la Chronica de el-rei D. Fernando que Fernando Alfonso de Valencia estuvo en Montiel junto con Fernán Ruiz de Castro, conde de Trastámara, Lemos y Sarria y pertiguero mayor de Santiago

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

, Men Rodríguez de Sanabria, las milicias concejiles de Sevilla y de otras ciudades, y 1.500 jinetes enviados por el rey Muhammed V de Granada, lo que también fue consignado por Pedro López de Ayala en la Crónica del rey don Pedro:

E partió el Rey Don Enrique de Orgaz, é luego sopo como el Rey Don Pedro pasára por el campo de Calatrava, é que era cerca de un logar é castillo de la Orden de Santiago que dicen Montiel, é que la Compaña que con él viniera era esta: Don Ferrando de Castro, é los Concejos de Sevilla, é de Carmona, é de Ecija, é Xeréz: é Ferrand Alfonso de Zamora é los suyos, é otrosí Caballeros é Escuderos, é otros que estaban por su partida en Mayorga, que podían ser todos Castellanos é Ginetes tres mil lanzas: é Caballeros Moros, que el Rey de Granada le envió en su ayuda con un Caballero de Granada que venia con ellos por Mayor, eran mil é quinientos de caballo.

López de Ayala afirmó que Fernando Alfonso de Valencia y los leales a Pedro I permanecieron junto a este último hasta que fue asesinado tras la batalla de Montiel por su hermanastro, Enrique de Trastámara. Y hay constancia de que Fernando Alfonso, que fue uno de los nobles más cercanos a Pedro I en sus «últimos momentos», se hallaba en dicha localidad en el momento de la muerte del monarca y de que en la noche del regicidio, según consta en diferentes versiones de las Crónicas del rey don Pedro y de las Crónicas del rey don Enrique II, que fueron compuesta por López de Ayala, Fernando Alfonso fue apresado junto con otros destacados nobles, como Fernán Ruiz de Castro y Gonzalo González de Ávila, aunque en esas versiones los nombres de los capturados difieren. Y la historiadora Covadonga Valdaliso señaló que «de todo ello» se infiere que el grupo de nobles que permaneció junto a Pedro I en la noche de su asesinato fue arrestado, y que sus componentes huyeron o fueron rápidamente liberados, y Cesáreo Fernández Duro afirmó que Fernando Alfonso consiguió escapar de Montiel y que regresó a la ciudad de Zamora, que se sublevó contra Enrique II de Castilla y se preparó para resistir el asedio de las tropas del nuevo monarca castellano.

Los zamoranos fueron acaudillados por Fernando Alfonso de Valencia, que en esos momentos controlaba, entre otras, las ciudades de Zamora, Ciudad Rodrigo, Alcántara y Tuy. Y cuando Fernando Alfonso y Men Rodríguez de Sanabria escaparon de Valladolid, este último se dirigió a las montañas de Sanabria y a Alcañices para apoyar desde allí la guerra contra Enrique II, y Fernando Alfonso se dirigió a Zamora, que poco después se sublevó contra el mismo monarca junto con Ciudad Rodrigo, Alcántara y Tuy.

Poco después Fernando Alfonso envió mensajeros a su pariente, el rey Fernando I de Portugal, para que reclamase el trono castellano, argumentando la bastardía de Enrique II, al ser hijo ilegítimo de Alfonso XI y de Leonor de Guzmán, y su crimen fraticida al haber asesinado a su propio hermanastro, Pedro I de Castilla. Y como represalia por todo ello, Enrique II le arrebató a Fernando Alfonso de Valencia sus señoríos de Valencia de Campos y Villalpando y otras veinte villas más.

Además, Men Rodríguez de Sanabria, con el apoyo de numerosos concejos de Portugal, Zamora y Galicia, y Fernán Ruiz de Castro, que era el noble gallego más poderoso, se unieron a Fernando Alfonso de Valencia y animaron a Fernando I de Portugal a que reclamase el trono castellano. Y este último, que creía contar con mejores derechos dinásticos que Enrique II para ocuparlo, inició una serie de guerras contra su rival, conocidas como Guerras Fernandinas, que se desarrollaron entre 1369 y 1382, aunque el historiador César Olivera Serrano señaló que fueron las dos primeras, que se libraron entre 1369 y 1373, las que guardaron una «mayor relación con la cuestión sucesoria de Castilla» best toddler water bottle.

El rey de Portugal acuñó monedas castellanas durante esas guerras, y en la Corte portuguesa se reorganizó el partido petrista, llamado así por defender la causa del difunto Pedro I de Castilla. Además, el rey de Portugal fue reconocido como legítimo rey de Castilla por las ciudades de La Coruña, Lugo, Santiago de Compostela, Tuy, Allariz, Orense, Rivadabia, Carmona, Zamora, Ciudad Rodrigo, Alcántara, y Valencia de Alcántara, entre otras, que se encontraban en manos de algunos petristas como Fernando Alfonso de Valencia, Fernán Ruiz de Castro, Juan Alfonso de Baeza, el obispo de Ciudad Rodrigo, y Alvar Pérez de Castro, que era hermanastro de Fernán Ruiz de Castro. Y en el capítulo XXVIII de la Chronica de el-rei D. Fernando consta que Fernando I comenzó a titularse «rey de Portugal, del Algarve, y de la muy noble ciudad de Zamora».

La ciudad de Zamora, acaudillada por Fernando Alfonso de Valencia y por Alfonso López de Tejeda, que fue señor de Tejeda y maestre electo de la Orden de Santiago, comenzó a ser asediada en junio de 1369 por las tropas de Enrique II y por sus mercenarios bretones, que estaban al mando del célebre condestable de Francia Bertrand du Guesclin. Y el historiador Ursicino Álvarez Martínez señaló que Enrique II estableció su campamento en la orilla izquierda del río Duero y cerca del puente.

Fernando I de Portugal, tras reunir sus fuerzas terrestres y marítimas, inició la guerra contra Enrique II penetrando en territorio castellano a través de Galicia, que le recibió con entusiasmo, en julio de 1369. Y el monarca portugués instaló su base de operaciones en La Coruña, aunque Enrique II contraatacó invadiendo Portugal, y diversos historiadores señalan que, a causa de dicha invasión, Fernando I se limitó a socorrer «débilmente» a sus aliados castellanos, entre los que se contaba Fernando Alfonso de Valencia, y a dejarles actuar según su propio criterio.

Además, cuando Enrique II fue informado de que el rey de Portugal había entrado con sus tropas en La Coruña, abandonó el asedio de Zamora y se dirigió a Galicia para atacar las ciudades defendidas por el magnate Fernán Ruiz de Castro, que apoyaba incondicionalmente al monarca portugués, y con ello obligó a este último a abandonar el territorio gallego y a regresar a su país. Y por otra parte, el historiador Ursicino Álvarez Martínez mencionó que Fernando Alfonso de Valencia estaba casado con una hermana de Fernando I de Portugal y también que los zamoranos:

Fundaban su resistencia á la vez que en la pleitesía jurada al difunto Don Pedro, en el derecho establecido en Castilla: muerto el rey legítimo, ó tenía parientes llamados por la ley á sucederle, en cuyo caso estos debían ocupar el trono, ó si de ellos carecía, el reino considerábase behetría, ó sea, estado que podía alzar señor libremente. Como el rey Don Fernando de Portugal, con cuya hermana estaba casada D. Ferrán Alfonso, era biznieto de Don Sancho IV el Bravo, á él creían corresponder la corona, y así acordados con el tercer mantenedor, el magnate gallego D. Fernando de Castro, despacharon emisarios al monarca portugués ofreciéndole su concurso.

Sin embargo, Enrique II dejó antes de dirigirse a Galicia algunas tropas en tierras zamoranas y en la ciudad de Toro a las órdenes de Pedro Fernández de Velasco, que era su camarero mayor, para que no quedara interrumpido el asedio de Zamora, y al mismo tiempo encomendó a su esposa, la reina Juana Manuel de Villena, que reuniese el armamento y los pertrechos necesarios para conquistar dicha ciudad. Y cuando Enrique II hubo conquistado a los portugueses las ciudades de Braga y Braganza, regresó a Toro y convocó una reunión de Cortes en dicha ciudad, a fin de poder obtener los recursos necesarios para proseguir la guerra y poder pagar sus soldadas a los mercenarios extranjeros que le acompañaban. Y Mosén Arnao de Solier, que era uno de los capitanes de las compañías blancas que apoyaban a Enrique II, fue recompensado por este con el señorío de Villalpando, que había pertenecido anteriormente a Fernando Alfonso de Valencia. Y conviene señalar que dicho señorío le fue entregado a Arnao de Solier por «juro de heredad» y junto con todos sus términos y aldeas.

La resistencia de la ciudad de Zamora frente a sus tentativas por conquistarla preocupaba de tal modo a Enrique II que ni siquiera acudió a socorrer la ciudad de Algeciras, que fue conquistada por los musulmanes granadinos tras un corto asedio a finales de julio de 1369. No obstante, los daños ocasionados por la flota portuguesa en Cádiz y en Sevilla obligaron a Enrique II a dirigirse a Andalucía y a dejar la dirección del asedio de Zamora en manos de la reina Juana Manuel y de su camarero mayor, Pedro Fernández de Velasco, que pasaron a ser los dirigentes del ejército sitiador.

Los asedios de Zamora y de Ciudad Rodrigo se estancaron en el otoño de 1369, y en una de las frecuentes salidas que hicieron los sitiados para atacar a sus enemigos, Fernando Alfonso fue derrotado y hecho prisionero por Pedro Fernández de Velasco, según consta en la Crónica de Enrique II, aunque en esta obra también se afirma que se ignora cómo consiguió escapar:

En estos dias, que el Rey Don Enrique estaba sobre la villa de Carmona, ovo nuevas que Pero Ferrandez de Velasco su Camarero mayor peleara en la cibdad de Zamora con Ferrand Alfonso de Zamora, que avia fuido de la prision dó estaba en Valladolid, é era entrado en Zamora: é salió á las barreras á pelear con Pero Ferrandez, é fué tomado alli preso. E cobróse la cibdad de Zamora por el Rey: empero antes desto el castillo de Zamora ya estaba por el Rey; ca uno que le tenia avia ya tomado la partida del Rey.

Moreno Ollero señaló que Fernando Alfonso, que era el «principal» jefe de la resistencia zamorana, y Pedro Fernández de Velasco lucharon «cuerpo a cuerpo». Y poco después, debido a la escasez de recursos en Zamora, a la falta de socorro desde Portugal, y a las negociaciones que el eclesiástico Pedro Tenorio, que llegaría a ser arzobispo de Toledo y en esos momentos era arcediano de Toro en el obispado de Zamora, llevó a cabo con los sitiados, Zamora capituló y permitió la entrada de las tropas de Enrique II, que la ocuparon el 26 de febrero de 1371, según consta en una carta en la que la reina Juana Manuel comunicó a su esposo la rendición de la ciudad.

Pero el alcaide del castillo de Zamora, Alfonso López de Tejeda, no aceptó el acuerdo de capitulación y se propuso resistir en el interior de dicha fortaleza junto con su esposa, Inés Álvarez de Sotomayor, el hijo mayor de ambos, los principales nobles zamoranos, y numerosos soldados. Y la reina Juana Manuel, según afirmó el cronista Lopes en el capítulo XLI de la Chronica de el-rei D. Fernando, amenazó a Alfonso López de Tejeda con matar a sus tres hijos, que se encontraban en su poder, aunque el alcaide se negó a rendirse y sus hijos fueron asesinados, aunque como destacó Valdaliso, ello le pareció extraño al cronista por considerarlo «una hazaña sin provecho»:

Passou o termo antr’elles devisado e nom lhe veo outro nehũu acorro (…) e foi rrequerido Affonsso Lopez que desse o logar, pois o termo ja era passado; e ell se escusou per taaes pallavras, e com tall sõo que de o fazer avia pouca voontade; da quall cousa a rrainha ouve assi grande queixume que disse, afirmando per juramento, que sse lhe Affonsso Lopez nom desse o logar como ficara com ella, pois o termo já era passado, que lhe mandaria degollar os filhos ante seus olhos, s os ell oolhar quisesse; e assi lho mandou dizer. Affonsso Lopez, ouvindo aquesto, husou n’este feito d’hũu modo mui estranho, o quall nom he de louvar come virtude mas façanha sem proveito, comprida de toda cruelldade, e disse aaquelles que lhe esto disserom, que sse a rrainha por esta rrazom lhe mandasse degollar seus filhos, que ainda ell tinha a forja e o martello com que fezera aquelles, e que assi faria outros.

Castillo Llamas aseguró que los hijos del alcaide fueron asesinados en presencia suya, lo que enfureció y enardeció aún más a los sitiados. Y Valdeón Baruque llamó «espectacular» a la resistencia llevada a cabo por los zamoranos, debido sobre todo a las muertes de esos niños. Pero debido al hambre y a la peste que soportaban, y sabiendo que no recibirían ayuda de Portugal, una noche Alfonso López de Tejeda abandonó el castillo llevándose las llaves de la fortaleza y, viajando acompañado por su esposa, su hijo mayor, y por algunos de sus soldados, se refugió en Portugal para desde allí continuar hostigando a las tropas de Enrique II. Y al saber que el castillo de Zamora se había rendido, el monarca castellano lo comunicó a las ciudades y concejos de su reino y poco después recibió a los embajadores del reino de Portugal.

El 1 de febrero de 1371 el rey Fernando I de Portugal cedió a Fernando Alfonso de Valencia y a sus herederos los señoríos de Sernancelhe, Penedono, São João da Pesqueira, Cedovim, Vale de Boi y Freixo de Numão, junto con todos sus términos, sus entradas y salidas y sus jurisdicciones alta y baja, aunque las apelaciones por los crímenes cometidos en esos señoríos y su castigo corresponderían al monarca portugués. No obstante, Fernando Alfonso de Valencia y otros petristas, como Men Rodríguez de Sanabria, se refugiaron en la ciudad de Tuy en 1371, y desde allí continuaron hostigando a las tropas de Enrique II.

Sin embargo, Tuy fue conquistada por Enrique II en los primeros meses de 1372 tras haber sido asediada durante aproximadamente un mes, y Antonio López Ferreiro señaló que tal vez el arzobispo de Santiago de Compostela, Rodrigo de Moscoso, acompañó al monarca en el asedio. Y a pesar de que los reyes de Castilla y Portugal habían acordado una tregua, tras escapar de Tuy Fernando Alfonso de Valencia, Men Rodríguez de Sanabria y Alonso Gómez de Lira se apoderaron del municipio de Viana del Bollo y de otros pueblos cercanos y obligaron con ello a Enrique II a acudir nuevamente a Galicia para combatirles.

Sin embargo, Enrique II envió setecientas lanzas para luchar contra Fernando Alfonso de Valencia y sus aliados al mando de uno de sus hijos ilegítimos, el conde Alfonso Enríquez de Castilla, que se apoderó de Viana del Bollo y les obligó a refugiarse en Oímbra, que pertenecía a Men Rodríguez de Sanabria. Pedro el conde Alfonso Enríquez también consiguió tomar dicho lugar y capturó a algunos de sus defensores y dejó a otros en libertad, según consta en la Crónica de Enrique II:

Despues que el Rey Don Enrique partió de Santander, é ovo enviado sus naos, tornóse para Burgos: é estando y sopo como algunos Caballeros é Escuderos de Castilla, que andaban fuera del Regno, é estaban en Portogal, los quales eran Ferrand Alfonso de Zamora, é otros, avian tomado un logar de Galicia que dicen Viana, é facian guerra dél…Otrosi envió al Conde Don Alfonso su fijo con Compañas á cercar á Viana: é él partió luego de Burgos, é fué para Zamora, é envió por sus Vasallos é gentes de armas que fuesen con él en Zamora. E alli atendió respuesta del Rey de Portogal sobre las naos de sü Regno que avia fecho tomar en Lisbona; otrosí por saber si era su amigo verdadero, ó non. E estando el Rey en Zamora sopo como el Conde Don Alfonso su fijo, que él enviara á Viana, do aquellos Caballeros é Escuderos que andaban fuera de Castilla eran alzados, la avia tomado; é los que en ella estaban dexaron la villa, é se fueron á Oimbra, un castillo de Galicia, que era de Men Rodríguez de Senabria, é allí los cerco el Conde Don Alfonso, é á algunos pusiera en salvo, é á otros tomara presos, segund la pleytesia que con ellos ficiera.

Además, el día 12 de marzo de 1372 Fernando I de Portugal concedió al municipio de Freixo de Numão, cuyo señorío pertenecía a Fernando Alfonso de Valencia, el título de villa con jurisdicción propia, con lo que quedó equiparada a cualquier otra villa o castillo independiente. Y conviene señalar que el monarca portugués concedió dicho título a petición del propio señor de Freixo de Numão.

Sin embargo, el rey de Portugal ordenó poco después que dieran muerte a Fernando Alfonso de Valencia y a sus compañeros, y cuando estos fueron informados de ello huyeron disfrazados y dejaron sus compañías de soldados en los lugares de los que se habían apoderado. Y poco después, y aunque viajaba de incógnito, Fernando Alfonso fue visto en tierras zamoranas acompañado por dos hombres que viajaban en mula, según consta en una carta escrita por Enrique II en Benavente el día 17 de septiembre de 1372 que es mencionada en la Crónica de Enrique II.

En los últimos meses de 1372 Fernando Alfonso de Valencia y sus compañeros fueron perseguidos en tierras de Zamora por Enrique II, y como el monarca castellano estaba convencido de la mala voluntad del rey de Portugal al apoyarlos, invadió su reino en diciembre de 1372. Y el transcurso de esa nueva guerra Enrique II conquistó numerosas villas y ciudades y empezó a asediar la ciudad de Lisboa en la primavera de 1373.

En la Crónica de Enrique II consta que este exigió en la primavera de 1373 al monarca portugués, como parte de las cláusulas del tratado de Santarém y dándole para ello un mes de plazo, que expulsara de su reino a 28 destacados petristas, entre los que sobresalían Fernán Ruiz de Castro y Fernando Alfonso de Valencia, que se habían refugiado en Portugal tras la muerte de Pedro I de Castilla.

Entre los nobles que debían abandonar Portugal figuraban Men Rodríguez de Sanabria, Suero Yáñez de Parada, Fernán Ruiz de Castro y Fernando Alfonso de Valencia, según consta en el capítulo LXXXII de la Chronica de el-rei D. Fernando, en la que se mencionan los nombres de todos ellos. Sin embargo, el historiador Humberto Baquero Moreno señaló que, a pesar de haber sido expulsado de Portugal, Fernando Alfonso permaneció algún tiempo en dicho reino. Y entre 1373 y 1381 Fernando Alfonso estuvo en Inglaterra junto con numerosos nobles castellanos que habían sido expulsados de Portugal al mismo tiempo que él.

Al llegar a Inglaterra, Fernando Alfonso y Juan Alfonso de Baeza fueron dos de los partidarios más notorios y formaron parte de la Corte de Constanza de Castilla y de su esposo wholesale elite socks, Juan de Gante, que reclamaban el trono castellano por ser Constanza hija de Pedro I de Castilla.

Y el historiador César Olivera Serrano señaló que tras la muerte de Fernán Ruiz de Castro, que falleció en Bayona en 1377, Fernando Alfonso de Valencia y Fernando Rodríguez de Aza ejercieron un cierto liderazgo entre los partidarios de Constanza de Castilla.

En 1381 Fernando Alfonso regresó a Portugal y entró a formar parte del círculo de confianza de la reina Leonor Téllez de Meneses, esposa de Fernando I de Portugal. Y ambos soberanos le entregaron el día 5 de enero de ese mismo año los señoríos de la Torre de Moncorvo, Freixo de Espada à Cinta, Vila Nova de Foz Côa y otros lugares junto con todos sus derechos y rentas.

El día 15 de noviembre de 1382 el rey Fernando I y su esposa cedieron a Fernando Alfonso los señoríos de Bemposta, Penas Róias, Castro Vicente, Fonte Arcada, Armamar, Mogadouro, Alfândega da Fé y Mirandela, junto con todas sus rentas, derechos y términos, las jurisdicciones civil y criminal, y el mero y mixto imperio. Sin embargo, las apelaciones derivadas de los crímenes cometidos en dichos lugares deberían ser remitidas a la Corte portuguesa, y los merinos y corregidores tendrían potestad para aplicar las leyes y penas correspondientes en nombre de la Corona en dichos lugares. Además, en la donación se especificó que Fernando Alfonso podría alienar, pignorar, y dar o vender esos señoríos a cualquier portugués que estuviera al servicio de Fernando I y de su esposa o de los herederos y sucesores de estos últimos, lo que ha llevado a algunos historiadores portugueses a señalar que, por una vez, la reina Leonor Téllez de Meneses se diferenciaba de los magnates de dicho reino y era equiparada al propio rey de Portugal, ya que Fernando Alfonso de Valencia solamente podría entregar esos señoríos a los vasallos de la Corona portuguesa, lo cual incluía, «explícitamente», a la reina Leonor.

El 27 de febrero de 1383 Fernando I de Portugal entregó a Fernando Alfonso de Valencia, y a modo de retribución por diversas cantidades que se le adeudaban y que ascendían a la suma de 610 libras, los lugares de Balsemão, Baia, Gondim y Monção, de los cuales los dos últimos se encuentran cerca de la frontera entre Portugal y la provincia de Pontevedra. Además, el 18 de mayo de 1383 el monarca portugués ordenó a Juan Alfonso Pimentel que cediera la alcaidía del castillo de Penas Róias a Fernando Alfonso de Valencia, y el día 30 de julio de ese mismo año el soberano portugués dispuso que el municipio de Freixo de Espada à Cinta volvería a pertenecer a la jurisdicción real, a pesar de que en 1381 se lo había entregado en forma de señorío a Fernando Alfonso.

Pero a pesar de todas las generosas donaciones que recibió de manos del rey Fernando I de Portugal y de su esposa, el nombre de Fernando Alfonso no figura en la lista de los nobles castellanos exiliados en Portugal que resultaron más beneficiados en aquellos momentos, ya que otros individuos, como señaló Covadonga Valdaliso y según se desprende de la Cancillería real portuguesa de la época, recibieron muchos más señoríos. Y también conviene señalar que en el Armorial de Sicile-Urfé, que fue confeccionado hacia 1380 y pocos años antes de la muerte de Fernando Alfonso de Valencia, se describe su escudo de armas. Y su blasón, que estaba compuesto por águilas y leones, era similar al utilizado por su padre, Alfonso de Valencia, y por su abuelo, el infante Juan de Castilla, aunque el de Fernando Alfonso estaba colocado en forma de frange o aspa. Y en relación con la disposición en frange del escudo de Fernando Alfonso, el heraldista Faustino Menéndez Pidal de Navascués señaló que debió adoptarla a «últimos del segundo cuarto» del siglo XIV, y sobre todo que:

Sin el testimonio del armorial extranjero de Urfé hubiéramos pensado que estábamos ante una variante errónea de ningún valor. ¡Cuántas interesantes particularidades de la heráldica medieval española desconoceremos a causa de la escasez de materiales¡

El 22 de octubre de 1383 falleció el rey Fernando I de Portugal, y en la noche del día de su muerte su viuda, la reina Leonor Téllez de Meneses, que contaba curiosamente, como señaló Luis Suárez Fernández, con el apoyo de numerosos antiguos partidarios del rey Pedro I de Castilla, como Fernando Alfonso de Valencia, Juan Alfonso de Baeza, el conde Juan Fernández de Andeiro o el obispo de Lisboa, comenzó a desempeñar la Regencia de Portugal. Sin embargo, la reina viuda, y valiéndose del Consejo Real, comenzó a despachar documentos en nombre propio y sin ni siquiera «mencionar» en los mismos, como indicó Suárez Fernández, el nombre de su hija Beatriz, que era la legítima reina de Portugal y estaba casada con Juan I de Castilla. Y «precisamente» fue el maestre de Avis, que poco después reclamaría el trono de Portugal y llegaría a reinar allí como Juan I, quien solicitó a Juan I de Castilla que acudiera rápidamente a Portugal para «hacer valer» los derechos de su esposa Beatriz.

Además, el historiador Humberto Baquero Moreno señaló que Fernando Alfonso de Valencia se encontraba en la Corte portuguesa el día 6 de diciembre de 1383, cuando se produjo el asesinato del conde Juan Fernández de Andeiro, y en el capítulo X de la Chronica de El-Rei D. João I se menciona que Fernando Alfonso estuvo presente en el momento de la muerte del conde junto con otros personajes como el conde Álvar Pérez de Castro y el conde de Barcelos, Juan Alfonso Tello. Y en 1384, durante la guerra entre Juan I de Portugal y Juan I de Castilla, y mientras las tropas castellanas asediaban Lisboa, Fernando Alfonso saqueó y devastó la comarca de Entre Douro e Minho acompañado por 80 caballeros y numerosos infantes, aunque en algunas ocasiones aparentaban ser partidarios del monarca castellano y en otras de Juan I de Portugal, según las poblaciones fueran leales a uno u otro. Y en mayo de 1384, poco antes de que comenzara el asedio de Lisboa, Fernando Alfonso de Valencia reclamó los bienes del conde Alvar Pérez de Castro, que acababa de fallecer, aunque su demanda no tuvo éxito y fueron a parar a manos de Juan Rodrigues Pereira, que era hijo del célebre Nuno Álvares Pereira, condestable de Portugal.

Las tropas de Fernando Alfonso de Valencia y las de Juan García Manrique, arzobispo de Santiago de Compostela, aunque actuando de modo independiente entre ellas, se apoderaron en 1384 del monasterio de Santo Tirso, situado en la freguesia de Santo Tirso, al norte de Portugal, y lo destrozaron y saquearon durante varios meses. Y debido a ello sus monjes lo abandonaron y se dirigieron a Oporto, donde fueron bien recibidos por sus habitantes y permanecieron varios meses.

Sin embargo, cuando los portugueses descubrieron la duplicidad de Fernando Alfonso de Valencia, que se mostraba partidario unas veces de los castellanos y otras de Juan I de Portugal, se dirigieron al monasterio de Santo Tirso desde Oporto y, llegando a él de madrugada, mataron a varios de los que allí se encontraban, obligaron a huir a los demás, y apresaron a Fernando Alfonso y a su hijo Alfonso de Valencia, aunque ambos recobraron la libertad cuando la flota portuguesa abandonó Oporto y se dirigió a Lisboa, que continuaba siendo asediada por las tropas de Juan I de Castilla.

Poco después Fernando Alfonso de Valencia abandonó la causa del maestre de Avis, se unió a las tropas castellanas que asediaban Lisboa, y fue nombrado maestre de la Orden de Santiago en sustitución de Rodrigo González Mejía, que había fallecido como consecuencia de la peste durante el sitio y cuya elección como maestre no había sido canónica. Y ello provocó que el nombre de Fernando Alfonso de Valencia, que sí es nombrado expresamente con el título de maestre de la Orden de Santiago en el capítulo CXLIX de la Chronica de El-Rei D. João I, no figurara ni en la lista oficial de los maestres de dicha Orden consignada por Francisco de Rades y Andrada en su obra Chronica de las tres ordenes y cauallerias de Sanctiago, Calatraua y Alcantara, ni tampoco en la lista de los maestres mencionada por el historiador Carlos de Ayala Martínez. Y el siguiente maestre de Santiago, Pedro Muñiz de Godoy, ocupó el maestrazgo durante menos de un año, ya que falleció el 2 de octubre de 1385 en la batalla de Valverde.

Fernando Alfonso de Valencia falleció durante el sitio de Lisboa de 1384 a consecuencia de la peste y cuando contaba aproximadamente 68 años de edad. Y en el capítulo CXLIX de la Chronica de El-Rei D. João I se mencionó su muerte y también que fue el tercer maestre de la Orden de Santiago fallecido durante el asedio de Lisboa:

E não embargando que d’antes assaz morresse, começou de se atear a peste tão bravamente em elles, assim por mar, como por terra, que dia havia que morriam cento e cincoenta e duzentas, assim mais e menos, como se acertava, de guisa que o mais do dia eram os do arraial occupados em enterrar seus mortos. Assim que era espanto de vêr aos que o padeciam, e estranho de ouvir aos que eram cercados. Ca do dia que falleceu de trama o mestre de Santiago D. Pedro Fernandes Cabeça de Vaca até esta sezáo, morreram mais de dois mil homens de armas dos melhores que el-rei de Castella tinha, afora muitos capitães que nomear não podemos, pêro a alguns diremos seus nomes, assim como de Ruy Gonçalves Mexias, a que el-rei deu o mestrado depois da morte de D. Pedro Fernandes, e D. Pedro Fernandes do Sandoval, commendador-mór, que cuidou de ser mestre, e Pêro Fernandes de Valhasco, camareiro-mór d’el-rei D. Pedro, Fernão Sanches de Toar, seu almirante mór, e Fernão d’Alvares de Toledo, mariscai de Castella, e Pêro Rodrigues Sarmento, adiantado em Galliza, e D. Pedro Nunes de Lara, conde de Maiorcas, que pouco havia que cazara, como ouvistes, e D. João Affonso de Benavides, e D. Fernando Affonso de Samora, mestre de Santiago, e com este foram três Mestres…

El cadáver de Fernando Alfonso de Valencia recibió sepultura en la catedral de Lisboa, según afirmó el historiador Enrique Fernández-Prieto Domínguez y Losada. Y conviene señalar que en el mismo templo había sido enterrado el que según algunos genealogistas fue su suegro, Alfonso IV de Portugal, que falleció en 1357.

La mayoría de los historiadores portugueses modernos afirman rotundamente que Alfonso IV de Portugal no tuvo ningún hijo ilegítimo, y argumentan que ello pudo ser debido a las malas relaciones que tuvo con sus propios hermanastros, o debido a las buenas y armoniosas relaciones que siempre mantuvo con su esposa, la reina Beatriz de Castilla. Pero según la mayoría de los genealogistas españoles, como Francisco Fernández de Bethencourt y Luis de Salazar y Castro, Fernando Alfonso de Valencia contrajo matrimonio con María Alfonso de Portugal, que habría sido hija ilegítima del rey Alfonso IV de Portugal y de una dama de nombre desconocido, aunque no aportaron ninguna prueba que demostrara esa filiación. Y según algunos de los historiadores mencionados anteriormente, María Alfonso de Portugal fue señora de Miranda del Duero, Mirandela, Villaflor, Torre de Morcovo y Bemposta y su padre le entregó como dote para su matrimonio 400.000 maravedís y, en prenda, las villas de Miranda del Duero, Mojadorio y Mirandela. Y fruto de su matrimonio con Fernando Alfonso de Valencia habrían nacido los siguientes hijos:


Jaan Patterson

Jaan Patterson (* 23. Oktober 1975, in Heidelberg best running bum bag, Deutschland) ist ein Komponist id corporation sweater shaver, Poet, sowie Gründer und Betreiber des Netlabels Surrism-Phonoethics. Er ist bekannt für seine vom Dada und Surrealismus beeinflussten Multimedia-Projekte im Bereich experimenteller Musik, Video und des gesprochen Wortes.

Sein Pseudonym Undress Béton ist eine Reverenz an André Breton, dem Mitbegründer der Bewegung um den Surrealismus waterproof bag for electronics. Des Weiteren arbeitet Patterson zusammen mit Frater Surrallee an improvisierten Musikprojekten mit dem Namen Surrism

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

. Pattersons Musik wurde von vielen freien nichtkommerziellen Rundfunksender und Internet-Radios gespielt, sowie Resonance 104.4 FM, WFMU, NTNS Radio und L’étranger, Radio Panik. Seit 2009 arbeitet Jaan Patterson als Kurator zusammen mit Anthony Donovan (Murmurists) an dem Netlabel Classwar Karaoke, das quartalsweise erscheint und Werke von experimentellen Film- und Soundkünstlern aus aller Welt veröffentlicht. Kollaborationen gab es mit Anthony Donovan & Classwar Karaoke, AG Davis, Kommissar Hjuler, Hopek Quirin, Alessandra Celletti, William Davison (Recordism), Jochen Arbeit (Einstürzende Neubauten) & Vania Rovisco, Jeremy Gluck (The Barracudas), John M. Bennett, Lee Kwo & PostVerbal, Bryan Lewis Saunders, Carmen Racovitza, J. Karl Bogartte, Leif Elggren, Dada AG, Yoshihiro Kikuchi, John Hyatt (The Three Johns) und Kosta T.

Nokia Eseries

Die Nokia ESeries war eine Serie von Smartphones der Firma Nokia, die für Business-Kunden ausgelegt ist und somit den Gegenpart zur multimedia-orientierten Nseries darstellt. Die Modelle dieser Reihe basieren auf dem Betriebssystem Symbian OS mit der Nokia-eigenen Benutzeroberfläche S60 und richten sich je nach Modell an spezielle Anwenderzielgruppen im Geschäftsbereich. Diese Smartphones zeichnen sich durch umfassende Internet-, E-Mail- und Office-Funktionen bei gleichzeitig geringem Gewicht (etwa im Vergleich zu einem Nokia Communicator) aus. Fast alle Modelle haben zudem die Erweiterbarkeit per RS-MMC, miniSD- bzw. microSD-Karte gemeinsam. Die Geräte sind Tri- oder Quadband-fähig und damit international nutzbar. Die mit WLAN ausgestatteten Modelle lassen dieses zur Internet-Telefonie über SIP nutzen, was im Umkreis des heimischen WLAN-Routers durchaus ein Schnurlostelefon ersetzen kann. Unterwegs lassen sich mit den WLAN-Modellen freie Hotspots für die Voice-Over-IP-Telefonie nutzen und es ist ein Telefonieren ohne jegliche Handygebühren möglich.

Das Nokia E50 ist das Einsteiger-Handy der E-Serie mit kleinstem Formfaktor und Gewicht. Es ist ein Quadband-Handy; UMTS, WLAN und HSDPA fehlen. Es ist neben dem E51 (E51-2 besitzt ebenfalls keine Kamera) das einzige Gerät der Eseries, das sowohl mit als auch ohne eine integrierte 1,3-Megapixel-Kamera erhältlich ist. Das E50 kann neben der Verbindung über das Mobilnetz Daten per Infrarot, Bluetooth 2.0 +EDR und USB (per Datenkabel) austauschen. Es verfügt über Funktionen zur Bearbeitung von E-Mails, kann Word-, Excel- und PowerPoint-Dokumente mit der mitgelieferten Version der Software Quickoffice aber nur anzeigen und nicht bearbeiten. Die Bearbeitungsmöglichkeit für Word-, Excel- und Powerpoint-Dokumente lässt sich kostenpflichtig nachrüsten. Ebenfalls mitgeliefert wird der Adobe Reader LE 1.5 zur Anzeige von PDF-Dokumenten, Macromedia Flash Lite und ein Programm zum Entpacken von ZIP-Dateien. Das E50 bietet die Möglichkeit, Nachrichten durch das Handy vorlesen zu lassen. Es verfügt über einen hotswap-tauglichen MicroSD-Slot für Karten mit bis zu 2 GB Speicherplatz (also kein SDHC). Als Akku kann ein BL-5C oder BL-6C dienen.

Das E51 ist der Nachfolger des E50 und wurde um einiges verbessert. Dieses Modell verfügt über UMTS, HSDPA und WLAN und hat auf der Rückseite eine Kamera mit 2 Megapixeln integriert. Seit dem Frühjahr 2008 ist das Nokia E51 aber auch ohne Kamera erhältlich (Modell E51-2). Damit ist das Gerät auch heute (2016) noch für Geschäftskunden interessant, die zum Schutz von Betriebsgeheimnissen keine Handys mit Kamera in ihrem Unternehmen oder in Fremdfirmen nutzen dürfen. Das E51 ist in der Lage, Gespräche über VoIP herzustellen. Das Display hat eine Auflösung von 320 × 240 Pixeln und eine Diagonale von 2″ (etwa 5 cm). Der interne Speicher ist 130 MB groß und kann durch microSDHC-Karten um bis zu 16 GB erweitert werden. Das Modell ist 100 g schwer. Die Stand-by-Zeit beträgt bis zu 13 Tage.

Das E52 stellt den Nachfolger des E51 dar. Es verfügt über ein überarbeitetes Betriebssystem und ein größeres Display (2,4 Zoll). Neben HSDPA kommt nun auch HSUPA zum Einsatz. Im Vergleich zum Vorgänger wurde das E52 um A-GPS erweitert. Die Kamera besitzt eine Auflösung von 3,2 Megapixeln. Die Stand-by-Zeit beträgt bis zu 29 Tage im UMTS-Modus und bis zu 23 Tage im GSM-Modus. Außerdem besitzt es eine Micro-USB-Ladebuchse und eine 3,5-mm-Klinkenbuchse.

Das Nokia E55 ist ein Business-Handy mit einer sog. „kompakten QWERTZ-Tastatur“. Dadurch wird es möglich, dass das Gerät mit 20 z. T. doppelbelegten Tasten auskommt (zum Vergleich: das E71 hat 37 Tasten) und so eine „normale“ Barrenform hat. Neben der standardmäßigen Unterstützung von GSM, UMTS und WLAN unterstützt es auch HSDPA (10,2 Mbit/s) und HSUPA. Es wiegt 95 Gramm und verfügt über GPS, über eine 3,2-Mpix-Kamera und ein QVGA-Display mit Bewegungs-Sensor. Der interne Speicher von 100 MB kann mittels microSD-Karte um bis zu 16 GB erweitert werden. Neben Bluetooth 2.0 verfügt es über einen 3,5-mm-AV-Anschluss für handelsübliche Kopfhörer und einen micro-USB-Anschluss, der USB 2.0 beherrscht. Aufgrund des integrierten Akkus mit einer Kapazität von 1500 mAh sind Stand-by-Zeiten von bis zu 744 Std in GSM- und 504 Std. in UMTS-Netzen möglich. Das Nokia E55 ist nicht in Deutschland erhältlich. Als Alternative wird das Nokia E52 angeboten.

Das Nokia E60 ist etwas größer und schwerer als das E50. Es verfügt zusätzlich über UMTS und WLAN sowie ein mit 352 × 416 Pixeln sehr hoch auflösendes Display, das sonst nur in den Nokia-Modellen E70, N80 und N90 eingesetzt wurde. Das Modell hat keine Kamera und kann durch RS-MMC-Speicherkarten um bis zu 2 GB erweitert werden. Videotelefonie wird unterstützt, jedoch kann man dem Gesprächspartner wegen der fehlenden Kamera nur ein Standbild zeigen.

Weiters bietet das E60 VoIP (über WLAN, oder Mobilfunk)

Das E61 hat das breite Format der bekannten Blackberry-Geräte und kann als direkter Konkurrent zu diesen angesehen werden, auch im Hinblick auf die unterstützen Push-E-Mail-Lösungen. Es verfügt über eine vollständige Tastatur, ein großes QVGA-Display mit 16,7 Mio. Farben, VoIP-Unterstützung, sowie UMTS und WLAN. Auf eine Kamera wurde verzichtet. Der Speicher kann durch MiniSD-Speicherkarten um bis zu 2 GB erweitert werden. Das Gehäuse besteht zum Großteil aus einer Magnesium-Legierung.

Mit dem E62 gibt es eine Version des E61 mit verringerter Ausstattung. Das E62 ist für den nordamerikanischen und brasilianischen Markt bestimmt; ihm fehlen die WLAN- und die UMTS-Unterstützung.

Das Nokia E61i ergänzt das E61 und verfügt zusätzlich über eine Kamera mit 2 Megapixeln Auflösung. Es ist mit 150 Gramm geringfügig schwerer als das E61. Die Bauweise fällt geringfügig flacher aus und die Tastenabstände wurden vergrößert. Eine weitere Neuerung ist die unterschiedliche Anordnung der Tasten. So wurde der Joystick des E61 durch eine 5-Wege-Navigationstaste ersetzt und das E61i besitzt eine frei definierbare Taste sowie zwei Schnelltasten für das Telefonbuch und für Mitteilungen. Ein weiterer Unterschied ist, dass die Leuchtdiode oben links am Telefon nun auch bei SMS oder verpassten Anrufen blinkt – dies war beim E61 nicht möglich.

Das Nokia E63 ist eine Version des Nokia E71 mit verringerter Ausstattung. Es verfügt wie das E71 über eine vollständige QWERTZ-Tastatur, WLAN, UMTS, VoIP, Quadband-GSM und einen 1500 mAh starken Akku. Im Gegensatz zum E71 besteht das etwas dickere Gehäuse des E63 aus Kunststoff anstatt Metall und es hat kein GPS oder HSDPA; auf Infrarot verzichtete Nokia hier ebenfalls. Das E63 verfügt über eine 2-Megapixel-Kamera ohne Autofocus. Es ist das erste Gerät der Eseries mit einem üblichen 3,5-mm-Kopfhöreranschluss. Das E63 ist in einer blauen, roten und in einer schwarzen Variante erhältlich.

Das E65 ist ein UMTS-Slider-Handy mit vielfältigen Geschäftsfunktionen und ist zudem imstande, Telefongespräche über VoIP zu führen. Neben WLAN und der damit verbundenen Voice-over-IP-Funktionalität verfügt es über eine 2-Megapixel-Kamera, Bluetooth und Infrarot. Der interne Speicher umfasst 50 MB und kann mit MicroSD-Karten (die allerdings eine maximale Größe von nur 2 GB haben dürfen) erweitert werden. Oberhalb des Displays befindet sich ein Lichtsensor, der es dem Handy ermöglicht, das Display auf die Umgebungshelligkeit einzustellen. Außerdem besitzt es noch einen Musik-Player, der sowohl MP3 als auch AAC abspielt, jedoch kein WMA verarbeitet. In Verbindung mit kompatiblen Projektoren lässt sich der Inhalt des Displays über Bluetooth an den Projektor schicken, was beispielsweise für Präsentationen genutzt werden kann.

Das Nokia E66 ist ein HSDPA-fähiges UMTS-Mobiltelefon (3,6 MBit/s), das neben WLAN (IEEE 802.11b/g) über einen GPS-Empfänger verfügt. Zusätzlich verfügt es über eine 3,2-Megapixel-Autofokus-Kamera, die auch Videos mit 320 × 240 Pixeln aufnimmt, sowie eine Zweitkamera auf der Vorderseite für Videotelefonie. Der 110 MByte große interne Speicher lässt sich mittels microSD-Karten um maximal 16 GByte erweitern. Es verfügt über ein Display mit 240×320 Pixeln. Der eingebaute Mediaplayer spielt Videos und Musik in den Formaten MP3, AAC, M4A, WMA, MIDI, WAV, 3gp, MPEG-4, H.263, H.264 und RealMedia ab. Die auf dem Mobiltelefon gespeicherten Daten lassen sich über USB 2.0, und Bluetooth übertragen. Mit dem verwendeten Akku lässt sich das Nokia E66 260 Stunden in Bereitschaft betreiben. Die Sprechzeit beträgt maximal 7,5 Stunden. Als Betriebssystem kommt Symbian OS Series 60 3rd Ed. zum Einsatz.

Das Nokia E70 verfügt über eine horizontal über das Display ausklappbare Tastatur, eine 2-Megapixel-Kamera und ein Display mit 352 × 416 Pixeln. Ansonsten ähnelt es in der Ausstattung dem E61, inklusive UMTS und WLAN und der damit verbundenen Voice-over-IP-Funktionalität.

Das Nokia E71 ist ein HSDPA-fähiges UMTS-Mobiltelefon (3,6 MBit/s), das neben WLAN (IEEE 802.11g) über einen GPS-Empfänger verfügt. Zusätzlich verfügt es über eine 3,2-Megapixel-Autofokus-Kamera, die auch Videos mit 320×240 Pixeln aufnimmt, sowie über eine Zweitkamera auf der Vorderseite für Videotelefonie. Der 110 MByte große interne Speicher lässt sich mittels microSD-Karten um maximal 16 GByte erweitern. Es verfügt über ein Display mit 320 × 240 Pixeln. Genauso wie das Nokia E61i verfügt es über eine komplette QWERTZ-Tastatur und ebenfalls über einen Akku mit 1500 mAh. Der eingebaute Mediaplayer spielt Videos und Musik in den Formaten MP3, AAC, M4A, WMA, MIDI, WAV, 3gp, MPEG-4, H.263, H.264 und Realmedia ab. Die auf dem Mobiltelefon gespeicherten Daten lassen sich über USB 2.0, IrDA und Bluetooth übertragen. Mit dem verwendeten Akku lässt sich das Nokia E71 17 (GSM) bzw. 20 Tage (UMTS) in Bereitschaft betreiben. Die Sprechzeit beträgt maximal 10,5 Stunden unter GSM und 4,5 Stunden unter UMTS. Als Betriebssystem kommt Symbian OS Series 60 3rd Ed. zum Einsatz

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

.

Beim Nokia E72 handelt es sich um den Nachfolger des Nokia E71. Mit dem Nokia E71 teilt es den großen Akku mit 1500 mA, die QWERTZ-Tastatur und das Display mit 320×240 Pixeln. Die Datenübertragungsrate bei HSDPA wurde auf 10,2 Mbit/s beschleunigt und um die HSUPA-Funktion mit bis zu 2 Mbit/s erweitert. Der interne Speicher ist nun 250 MB groß und kann, wie beim E71, mit microSD-Karten um bis zu 16 GB erweitert werden. Die Auflösung der Kamera wurde auf 5,0 Megapixel erhöht und der Klinkenstecker wurde von 2,5 mm auf 3,5 mm vergrößert. Wie alle neuen Nokia-Modelle lässt sich das E72 nun auch über eine micro-USB-2.0-Schnittstelle laden und unkompliziert als externer Datenspeicher verwenden. Leicht verbessert wurden auch die Sprechzeiten, die nun laut Nokia 12,5 Stunden im GSM-Netz, bei UMTS etwa 6 Stunden und bei Voice-over-IP knapp 14 Stunden betragen sollen.

Das Nokia E75 ist ein Slider, der über eine komplette QWERTZ-Tastatur im Querformat verfügt. Neben GSM, UMTS und WLAN unterstützt es HSDPA (3,6 MBit/s) und A-GPS. Es verfügt über ein QVGA-Display mit Bewegungs-Sensor und über eine 3,2-Mpix-Kamera. Der mit 50 MB recht kleine interne Speicher kann mittels microSD-Karten um bis zu 16 GB erweitert werden. Neben Bluetooth 2.0 verfügt es über einen 3,5-mm-Anschluss für handelsübliche Kopfhörer und einen micro-USB-Anschluss, der USB 2.0 beherrscht und über den das Handy auch geladen werden kann. Das mit 139 g relativ schwere Handy besitzt wie das E66 einen Akku mit 1000 mAh, der Stand-by-Zeiten von bis zu 260 Std. in UMTS- und 280 Stunden in GSM-Netzen ermöglicht. Es ist das erste Gerät der Eseries, das die N-Gage-Games unterstützt.

Der Nokia E90 Communicator ist der Nachfolger des Nokia 9500 Communicators. Besonderheit ist der große innere Bildschirm mit einer Auflösung von 800 × 352 Pixeln und die Verwendung der Serie 60 3rd Edition Feature Pack 1 mit nahtloser Umschaltung zwischen Innen- und Außendisplay. Er verfügt nun über Quadband-GSM, UMTS, HSDPA und einem GPS-Empfänger. Wie in allen Communicator-Modellen ist eine vollständige QWERTZ-Tastatur integriert. Zudem wurden eine interne QCIF- und eine externe 3,2-Megapixel-Kamera für Foto und Video eingebaut, die auch ein Blitzlicht besitzt. Das Gerät verfügt über einen internen Speicher mit 128 MB und kann mit Micro-SD-Karten um bis zu 32 GB erweitert werden. Dieses 210 Gramm schwere Modell ist weltweit seit dem 3. Quartal 2007 verfügbar.

Das Nokia E5 wurde am 13. April 2010 vorgestellt. Es verfügt über Quadband-GSM mit EDGE, UMTS mit HSDPA (10,2 Mbit/s) und HSUPA (2 Mbit/s), WLAN und Bluetooth 2.0. Als Betriebssystem kommt Symbian OS S60 3rd Edition Feature Pack 2 zum Einsatz. Die Abmessungen betragen 115 mm × 58,9 mm × 12,8 mm und es wiegt dabei inklusive Akku 126 g. Im Stand-By-Betrieb kommt die Akkulaufzeit auf bis zu 29 Tage, die Gesprächszeit beträgt maximal 18,5 Stunden im GSM-Netz und 5,3 Stunden im UMTS-Netz. Das 2,4 Zoll große QVGA-Display zeigt 256.000 Farben an. Der 250 MB große interne Speicher lässt sich mittels microSD-Karten um maximal 32 GB erweitern. Zusätzlich verfügt das E5 über eine 5-Megapixel-Kamera, A-GPS und eine 3,5-mm-AV-Buchse.

Das Nokia E6 ist ein Mobiltelefon in der Bauform eines Blackberry wie die Modelle E61/71/72 und besitzt zusätzlich einen Touchscreen. Es wurde am 14. April 2011 erstmals in Berlin vorgestellt, also erst zwei Monate nach der Markteinführung des E7, und arbeitet wie dieses mit dem Betriebssystem Symbian³ „Anna“.

Das Nokia E7 ist ein Slider-Handy und das erste Smartphone der ESeries, das mit dem Betriebssystem Symbian^3 ausgestattet ist. Es verfügt über einen 4″-AMOLED-Touchscreen mit einer Auflösung von 320×640 Pixeln und ClearBlack-Technik sowie über einen Prozessor mit 680 MHz. Der interne Speicher ist 16 GB groß, kann jedoch nicht durch eine Speicherkarte erweitert werden. Mit den Anschlüssen Bluetooth 3.0, Mini-USB 2.0, 3,5-mm-Kopfhöreranschluss und HDMI-Buchse befand sich das E7 zum Produktionszeitraum auf der Höhe der Zeit. Eine Micro-USB-Buchse ermöglicht nicht nur den Anschluss an einen Computer sondern erlaubt auch die Anbindung von USB-Geräten wie z thermos tritan hydration bottle with meter 24 ounce. B. USB-Sticks per USB-OTG oder USB-Mäusen. Hervorzuheben ist, dass dieses Modell über eine ausschiebbare QWERTZ-Tastatur verfügt, die Kamera löst 8 Megapixel auf und hat einen Doppel-LED-Blitz, jedoch nur einen Fixfokus. Der Akku hat eine Kapazität von 1200 mA und soll laut Nokia eine Stand-by-Zeit von 480/432 Stunden und Sprechzeiten von 9/5 Stunden (GSM/UMTS) ermöglichen. Dieses 175 Gramm schwere Telefon beherrscht die Funk-Standards Quadband-GSM, Dualband-UMTS und WLAN (b/g/n). Es war ab Februar 2011 in Deutschland erhältlich. Mittlerweile wurde die Produktion eingestellt.

Shahrul Saad

* Senior club appearances and goals counted for the domestic league only and correct as of September 07, 2016.

Mohd Shahrul Bin Mohd Saad (born 5 June 1987) is a Malaysian footballer who plays for Perak FA as a defender.

Shahrizal started his career at Perak FA and he also played for the Perak President Cup team at the youth level.

He was then transferred to Malaysia national youth setup and has played for Harimau Muda B in the Malaysia league and Harimau Muda A in the Singapore league.

In 2015, he graduated from the national youth setup and was signed by Felda United. Here, he was converted from defender to defensive midfilder by coach Irfan Bakti Abu Salim.

He returned to Perak FA in 2016.

He has played for the Malaysia national football team, making his debut in late 2015 by national coach Ong Kim Swee

United States Away OROZCO 15 Jerseys

United States Away OROZCO 15 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

.

Shahrul has two older brother who also have played professional football: Shahrizal Saad and Syamsul Saad

Brazil Home RAMIRES 16 Jerseys

Brazil Home RAMIRES 16 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

. Like him

kelme Training Suits

KELME Soccer Uniform Training Shirt Suits for Men

BUY NOW

39.99
33.99

, both brothers have played for Perak FA and also played for the national team

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

Argentina Home DYBALA 21 Jerseys

BUY NOW

$266.58
$31.99

.

Shahrul even played under Syamsul when his brother was the head coach of Perak in 2016.